ROMERO HIGH END CLUB: el club de las pepitas de oro basada en la confianza

Romero sigue desarrollando su crecimiento y ahora lanza su club privado de personas.

Ahora miro hacia atrás y veo todo el camino recorrido, y verdaderamente ha merecido la pena. Hace casi cuatro años que iniciamos el recorrido de ROMERO, como marca de mi empresa ADP GLOBAL, con el propósito que la garantía de los contactos que se generaban a través de mi empresa fueran nominales en mi persona. No estaba del todo seguro que fuese una buena idea, debido a que en este país anteponerse como líder de algo, está más condenado al fracaso y a la crítica negativa, que al éxito y a la alabanza.

No obstante, persistí y persistí en la idea de proyectar mi idea de desarrollar las relaciones sólo a través de los valores humanos, lo que nosotros llamamos Premium Networking. Encontrar personas y corporaciones que estuvieran en la misma onda desde un principio no fue nada sencillo, por ello, debía apostar por una marca que no me fallaría nunca, y que sería el mejor ejemplo de nuestra filosofía: la propia Romero. Y poco a poco fuimos convenciendo a personas y a empresas de nuestra manera de proceder, y así ir haciendo nuestra comunidad un poco más grande cada día.

Y después tocaba acelerar la difusión de la marca y de la filosofía. Es mi campo donde mejor me siento, porque he crecido entre los medios de comunicación y he desarrollado infinidad de revistas corporativas a lo largo de los últimos 15 años de mi vida. Para ello creamos, la Revista Romero Magazine de carácter cuatrimestral, y basada en nuestras experiencias con personas, una publicación más intimista y que nos acerca a nuestro círculo y un año más tarde, en enero de 2019, lanzamos nuestro diario digital, el Premium Networking Times. La apuesta más arriesgada, porque queríamos crear una plataforma de comunicación, un medio de comunicación, donde nuestra comunidad se viera reflejada y sobretodo reconocida. Ahora, acabando su primer año, aún tiene mucho recorrido que hacer, pero ha servido a Romero para posicionarse orgánicamente alrededor de su mantra y filosofía principal: el Premium Networking. Ha impulsado carreras de nuestros partners, ha iniciado relaciones empresariales entre partners, y sobretodo ha generado un incremento del valor de las marcas personales por las que apostamos y también apostaron por nosotros. Ahí radica nuestra fuerza y nuestra energía diaria: la que se comparte para un bien común.

La esencia de nuestra filosofía, la compartición, es un bien muy preciado. Y después de cuatro años, toca preservarla. Y para ello, debíamos de dotarla de un marco más exclusivo, como lo es nuestra filosofía, un bien común solo al alcance de los que están dispuestos a esforzarse diariamente por ayudar, compartir, ser transparentes y honestos… entre otros atributos intrínsecos a los humanos. Y a pesar de que puede que no hayamos sido muy innovadores, sólo pensábamos que un club podría reunir todos los ingredientes para convertir la esencia en un perfume perfecto.

Y es por esa razón que nace el Romero High Club. Para dar respuesta a las necesidades que nuestra comunidad de personas, SÍ, PERSONAS (la verdadera esencia de nuestro club), unirlas a otras personas afines, con inquietudes similares o diferentes, con gustos afines o diferentes, con proyectos afines o diferentes, de la misma nacionalidad o diferentes… pero eso sí con la garantía Romero: todas estas personas son de máxima confianza porque basan su vida en compartir los valores humanos. Son nuestras Pepitas de Oro o Golden Nuggets, que tanto esfuerzo nos ha llevado encontrar, y extraer de toneladas de tierra. Y ahora, cuando se ven y socializan entre ellas, las oportunidades de relaciones entre ellas surgen de manera espontánea y con un alto grado de afinidad desde el primer momento que conectan en el entorno Romero.

Poco queremos desvelar de las actividades, experiencias, y más cosas que acontecerán alrededor del club. Creemos que lo que debe suceder en su interior pertenece a sus futuros socios. Un número limitado eso sí, porque queremos que las personas se puedan conocer, no sean un número, algo frío y muy habitual en otro tipo de clubs, y que apenas tenga relación más que con algunos pocos socios.

Aunque tenemos muy claro las metas y los objetivos, los iremos explicando en breve, porque lo que vamos a instaurar en Barcelona y España, es algo muy novedoso y difícilmente copiable, porque se pueden ofrecer eventos exclusivos, pero ¿cuidar y compartir gente exclusiva? Eso solo pasará en un entorno Premium Networking… ¡¡muy muy pronto!!!

4/5 (7 Reviews)

1 comentario en “ROMERO HIGH END CLUB: el club de las pepitas de oro basada en la confianza”

Deja un comentario