La adicción al móvil

No hace falta remitirse a estudios e informes de agencias de inteligencia para decir que sin el móvil parece que nos falta algo. Pero no debería ser para tanto. Está claro que las nuevas tecnologías juegan un papel muy importante y tienen una influencia capital en nuestra vida diaria. Los servicios que nos prestan nos hace difícil imaginar vivir sin ellas, aunque es posible.

Así se han desarrollado patologías como la nomofobia, que es el miedo a salir de casa sin el móvil. Nos crea ansiedad y un gran malestar, pensamos que nos estamos perdiendo algo o que estamos perdidos en la inmensidad sin que nadie sepa de nosotros. Quienes padecen nomofobia sufren también si su móvil está apagado, sin batería o fuera de cobertura.

Los estudios estiman que más del 50% de las personas usuarias del móvil son dependientes de él. La evolución de las relaciones sociales ha cambiado debido al uso del Smartphone, poco tiene que ver cómo nos relacionamos entre nosotros antes y después de su aparición. La privacidad y el bajo coste de esta modalidad de comunicación representa un gran salto cualitativo para un gran número de personas, pero la adicción al móvil puede derivar en efectos negativos.

Efectos como la falta de concentración en los estudios o en el mundo laboral, así como peligros a la hora de conducir o como simples peatones.

También se da el caso de perder el interés por las relaciones personales presenciales, ya que el móvil y sus aplicaciones nos permiten conectar con diferentes personas de una manera relativamente sencilla. Sin embargo las relaciones presenciales, no virtuales, son imprescindibles para llevar a cabo una satisfactoria relación de confianza con otra persona.

Las personas adictas al móvil y a las redes sociales también pueden presentar inestabilidad anímica por estar pendientes de manera excesiva a la respuesta de quien nos escribe o las distintas notificaciones en las redes. Pasar largas horas frente al móvil también nos hace perder la noción del tiempo.

Concluyendo, es evidente que el móvil y las nuevas tecnologías nos han hecho la vida más divertida y han facilitado la interconexión entre personas de muy diferentes ámbitos. Pero también hay que saber tener una vida más allá de todo eso. Si no, nuestra vida no será sana.


Influencers, bueno para nuestra empresa

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario