La credibilidad: la gran baza de los Influencers

CEO & Founder de The Rocking House, Carmen Grandes inicia sus posts en Premium Networking Times.

Carmen Grandes

Un influencer no es solo quien tiene una cuenta de Instagram con gran cantidad de seguidores y publicidad comercial. Es, más bien, quien tiene una nueva manera de publicitar, llegar a mucha gente y vender. En una primera búsqueda podemos decir que es aquella persona que posee credibilidad sobre un tema concreto en una comunidad determinada. Claro que si lo pensamos así estamos hablando de una acción premeditada almibarada por las leyes del marketing. Un verdadero influencer no se propone ejercer cierta presión sobre otros de manera consciente. Cuando existe la estrategia, la influencia deja de ser honesta.

En una época virgen de internet y cuentas de Instagram, fueron muchas verdaderas influencers. Todas querían ser grupies y no por su vida de excesos sexuales, drogas, fiestas y su actitud hacia los músicos. Su manera de vestir influía y calaba hondo en varias generaciones. Y todavía interfiere en más de un diseñador que recuerda y honra en alguna colección a muchas de esas mujeres reconocidas en el mundo entero. Además de influencers, eran musas como por ejemplo; Anita Pallenberg, Catherine James, Morgana Welch Geraldine Edwards o Bebe Buell.

Sus vestidos de terciopelo, las botas altas, esos maxitapados con cuellos de piel y minishorts poblaron Coachella muchos años después. La arena de Cannes la vio caminar, como si marcharan por las calles de Londres, vistiendo una blusa blanca con mangas pirata, foulard, pantalones angostos y botas chatas. Pero sobre todo el andar y la actitud, la manera de, por ejemplo, fumar aun mientras en la peluquería le lavaban esa melena con flequillo que parecía cortado con los dientes.

Un aire casual que, aunque estudiado, no dejaba de ser informal. Muchas de ellas murieron con más de 70 años y han dejado un legado que seguirá dando frutos. Es más, Kate Moss varias veces se sintió influenciada por la groupie en su look. La influencia de la influencer, valga la redundancia.

Los marketineros apuestan fuerte a los influencers. El 65 por ciento de los anunciantes globales dice que quiere aumentar su inversión en influencers ¿Tiene sentido?

Por empezar, algo más de la mitad de los profesionales de comunicación opinan que los influencers son menos creíbles que los medios tradicionales. El 25 por ciento cree que son igualmente creíbles, mientras que el 20 por ciento cree que son incluso más creíbles que los medios convencionales.

Es conveniente tener en cuenta que, el uso de influencers para conseguir nuestra publicidad, es de por sí bastante efectivo por el simple hecho de que para sus oyentes y seguidores no están haciéndoles publicidad, sino que están simplemente “recomendándoles”. En general, el comportamiento psicológico de la gente es mucho más abierto cuando alguien les está recomendando algo que cuando alguien les está intentando vender un producto, ya que en este último caso tenderán a “desconectar”.

De lo que no cabe duda es que la baza más fuerte que aportan los influencers al marketing es, sin duda, la baza de la credibilidad. Frente a campañas de otro tipo, un influencer tiene un público bastante motivado y menos pasivo que el que simplemente es expuesto a una comunicación publicitaria de otro tipo. Los influencers son creíbles porque sus fans o seguidores considerarán que la recomendación viene de alguien a quien tienen en alta estima y no de alguien que simplemente quiere “vender”.


Carmen Grandes es comunicadora desde hace más de 20 años, la esencia de la mujer actual: empresaria, madre, fashionista, instagramer y, sobre todo, amiga de sus amigos. Por si fuera poco, puede resolver cualquier duda o problema dentro del mundo del social media e influencers de manera rápida y eficaz. Tiene la energía de un volcán y no hay tacones que se le resistan.

 

The Rocking House

carmen@therockinghouse.es

+34 606 344 963

 

 

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario