Transcantábrico: disfrutar del norte de España sobre raíles

Uso de la Madera por doquier, cama de grandes dimensiones, ducha de hidromasaje, y todo tipo de atenciones.

George Mortimer Pullman fue el creador de los coches-cama. El primero de estos coches-cama salió de fábrica en 1864.

Los coches-cama Pullman siguieron fabricándose. Después de su muerte y cruzar el Atlántico, y en el Reino Unido, fue The Leeds Forge la empresa encargada de hacerlos. Cinco de esos coches llegaron a nuestro país para potenciar la línea Bilbao-San Sebastián.

Era 1929, y el high end y los viajes placenteros estaban a la orden del día de las clases más importantes: tres de los coches tenían un pequeño bar, los camareros atendían al viajero en la propia butaca y la vajilla que había en el tren fue encargada a la misma empresa que hizo la del Titanic: la Elkington Co. Ltd., casa inglesa de Birmingham. Tal era el gusto por lo exquisito que cuando el tren paraba, era el servicio quien bajaba primero para limpiar el suelo.

¿Que qué tiene que ver todo esto con el Transcantábrico? Pues todo. Porque la empresa de ferrocarriles fue a menos con el tiempo, y las mejoras en las carreteras y los coches hicieron que el viaje en tren quedara relegado a un segundo plano. Y cuatro de esos antiguos coches-cama Pullman de gran lujo se convirtieron en lo que hoy conocemos como el Transcantábrico Gran Lujo

Restaurados y modificados para que en cada coche haya dos suites impresionantes. Madera por todas partes, cama de grandes dimensiones, ducha de hidromasaje, ordenador personal y todo tipo de atenciones.

En el coche-salón los sofás son auténticos Luis XVI, y en todo el tren se viaja entre los estilos art nouveau y art decó, que recuerdan a aquellos momentos en los que lo importante era vivir el momento y no preocuparse del móvil.

El primer viaje de prueba fue La Robla-Cistierna-León, y el primer viaje con pasajeros fue León- Ferrol Con el tiempo la demanda fue creciendo hasta convertir el Transcantábrico en dos. El Clásico y el Gran Lujo.

Hacen casi la misma ruta: el Gran Lujo llega a San Sebastián mientras que el clásico va a León una vez llega a Bilbao. Por otra parte, el Clásico ofrece la opción de viajes de menos días (5 días y 4 noches o 4 días y 3 noches) además del viaje de 8 días y 7 noches.

Este tren es para aquellos que disfrutan de la vida contemplativa. No va a más de 45 km por hora y para por las noches en la estación para que se pueda dormir a gusto o visitar la ciudad. Mientras esté en la estación se puede disfrutar a la carte: hacer el viaje programado, quedarse en el tren o hacer la visita como quiera el pasajero.

Se sale de San Sebastián (o León si se ha escogido viajar en el Clásico) para recorrer las tierras que bañan el Cantábrico hasta Bilbao.

Sigue la ruta de la costa norte hasta Ferrol, pasando por lugares bellísimos como los Picos de Europa, el increíble desfiladero de La Hermida, un conjunto de gargantas en el macizo de Ándara con paredes infinitas (algunas de las más verticales superan los 600 metros), la reproducción espectacular de Altamira, la catedral del arte rupestre del Paleolítico Superior El Capricho, una de las pocas obras que Gaudí hizo fuera de Cataluña, el puerto de Luarca o la playa de las Catedrales en Ribadeo.

Ya están abiertas las fechas para este año. Desde abril hasta octubre.

En Ocoa Travel nuestra máxima prioridad es que un cliente disfrute plenamente, encargándonos de cualquier petición, dónde el más mínimo detalle sea satisfecho: para disfrutar con amigos y familiares, todo lo tenemos preparado para que se pueda disfrutar de una experiencia única y hecha a la medida por nuestra parte para que los clientes se sumerjan en ellas.

 

Logo OCOA Travel Consulting

BarcelonaPalmaSant Cugat del VallésMadrid
+34 935 441 639
+34 935 441 639
+34 935 441 639
+34 911 279 353
Aragó 179, 5a planta
Protectora, 10 Local 8
Manel Farrés 69
Cervantes 19, bajos derecha
08011 Barcelona
07012 Palma
08173 Sant Cugat del Vallés
28014 Madrid
5/5 (1 Review)

Deja un comentario